Un día en la vida de Laguna de Perlas- Brenna Bailey

De mi tiempo en la Costa caribe, hay una experiencia que recuerdo más. El último día en Laguna de Perlas, nos separamos de nuestro grupo, en parejas y fuimos a “nuevas familias”. Cullen y yo, nos encontramos pescando en una canoa con una familia muy interesante. Actualmente, nos encontramos con un hombre muy interesante. Lo presento: Fernando Rodríguez*. Nació en Bluefields, Nicaragua, y creció en Los Estados Unidos, Fernando tiene un carácter con muchas historias relevantes e interesantes para mí..
Cuando las tormentas vinieron y se fueron, moviendo nuestros remos rápidos, Fernando hablaba el tiempo entero. Hablamos sobre los trabajos que él había tenido, las guerras en que había participado, y las creencias que él tiene. Viajamos al centro de la laguna para pescar con él. esperamos y esperamos y el pez no llegó, pero Fernando hablaba todo el tiempo. Su pasado, su presente, su futuro; nos compartió mucho y no parecia tener ningún secreto.
Después de perder toda esperanza de pescar,, empezamos la vuelta larga. Pasamos por una isla donde paramos para obtener cocos y azúcar. El hijo de Fernando nadó, Cullen y yo comimos, y todavía Fernando hablaba. Regresamos a Laguna de Perlas con cocos, camisas mojadas, y muchas historias sobre Fernando. Hoy tengo más preguntas que le haría , si lo conociera otra vez. ¡Un día con Fernando no fue suficiente!
En verdad, no estoy de acuerdo con la mayoría de las opiniones que él compartió con nosotros. Sin embargo, este día en Laguna de Perlas fue, por cierto, una oportunidad para abrir mi mente a ideologías y creencias diferentes de las mías. Por eso, le agradezco a Fernando.

*El nombre ha sido cambiado.

Una Vida Tan Simple que Facilita un Sistema Tan Complejo

Pues, vivir hoy en día es paradójico. Mientras más entiendo lo que es mi construcción de la realidad, me siento más libre. Libre de un sistema de valores morales construidos al ritmo de nuestras culturas cuya existencia es inevitable porque todos tenemos que compartir nuestras realidades a un cierto nivel. Durante el curso de nuestra vida somos bombardeados con miles de mensajes, desde nuestra familia hasta nuestro país, ya que comienza desde el primer día que nacemos a construir lo que es la realidad. Todos tenemos expectativas, tenemos prejudicios, e ideas que no son propias. Los humanos se apropian de las realidades que uno experimenta en el curso de su vida mezclando y creando una nueva tela de realidad para cada uno de nosotros.
De la realidad alguna gente se oculta, algunos se enojan, algunos se benefician, y la mayoría están perdidos. Perdidos en el sentido que la gente va viviendo sin saber lo que están haciendo. La mayoría de la gente hoy en día vive una vida pasiva porque cree que ya todo está descubierto y que ya tenemos las respuestas para la gestión de nuestra sociedad. Es fácil seguir el curso que otros crean. Nuestro concepto de sociedad es construido por un pasado que es imposible describirlo correctamente, y que además está continuamente influyendo en nuestra manera de construir la realidad.
Es hecho de un cambio radical de la realidad, de los estados unidos a Nicaragua, me ha ayudado a distinguir que nuestras realidades, aunque diferentes, siempre comparten un elemento humano que está en cada uno de nosotros. Pero también es imposible ignorar la increíble desigualdad que existe entre los países y además en los mismos países. Y pienso que nunca voy a entender exactamente cómo funciona una sociedad, pero pienso que todos podemos entender que los derechos básicos de la vida son requisitos para todos.
Es increíble pensar que la pobreza es sólo una de las infinitas realidades que podemos crear y es increíble cómo ha metido sus raíces en cada uno de nosotros. Es normal que haya gente pobre, es algo que la gente cuenta como una parte normal de la sociedad. Cuando en realidad muchos de los problemas son debidos a nuestro apoyo al sistema dominante de poder.
Pienso que Nicaragua me ha demostrado que la gente del mundo es la misma, quiere estar segura, amada y tener un sentido de pertenecía. Y si pudiéramos darnos cuenta de las razones por las cuales tomamos decisiones y críticamente entender el sistema de poder, podríamos crear una realidad mejor para este mundo.

El Privilegio por la Primera Vez por Eduardo Belalcazar

Nunca he pensado mucho en el privilegio que cargo, y es porque toda mi vida me han dicho que no lo tengo. Yo fui criado en uno de los barrios más pobres en mi ciudad. La escuela secundaria era una de las peores. Y aun así siempre tenía la opción de mejorar mi vida fácilmente. Apliqué en una escuela privada y fui becado para recibir una educación de mejor calidad. Y todo esto nunca lo vi como un gran privilegio, sólo como uno de mis logros por aplicarme.

Y hablo de privilegio porque es algo el cual he tenido que enfrentar en Nicaragua como ninguna otra cosa en mi vida. Solo pensar que estoy estudiando en el extranjero, me hace sentir como si yo le estuviera tirando en cara a otra gente lo que yo sí puedo hacer. Tal vez este privilegio sea porque nací en EE.UU, o porque tengo una beca, o porque me apliqué en la escuela, de todos modos es un privilegio el cual muchos estudiantes Nicaragüenses nunca lograrán.

Y lo digo por las experiencias que he tenido en un poco más de un mes en Nicaragua, he logrado entender que mi educación es un privilegio. La calidad de educación que recibí y la oportunidad brindada es incomparable con la educación en Nicaragua.

Y he aprendido que la situación de la educación ha mejorado en Nicaragua como en todo el mundo, pero todavía hay niños quienes no reciben ni siquiera la educación primaria. Y después muchos más niños quienes no entran o terminan la secundaria. Y de los que terminan la secundaria, no todos logran entrar a la universidad.

Este caso es similar y diferente al que ocurre en EE.UU. Todo niño por ley tiene el derecho a la educación, igual como en Nicaragua. Pero en EE.UU cada niño tiene acceso a la primaria y secundaria. La diferencia es que en EE.UU multan a los papas y hasta les pueden quitar a sus hijos si los padres no se aseguran que ellos vayan a la primaria y secundaria. Pero de los que si terminan la secundaria varios van a la universidad. Y todos tienen ayuda de una forma u otra para informarse de la universidad y de becas.

Y hasta ahora he podido pensar en mi educación como un privilegio. Yo no tuve que escoger entre trabajar o ir a la escuela. Yo no tuve que ayudar a mi familia económicamente a esta edad. Yo no tengo la opción de no ir a la universidad. Y en Nicaragua aunque haya mucho más acceso a la universidad y a la educación en general, todavía hay niños quienes tienen que elegir una opción.

Nicaragua: Una Experiencia UNica: Identidad en la Costa Caribe por Cullen Dolson

La costa caribe de Nicaragua es casi un país diferente. Su historia refleja las mismas caracterizaciones de la colonización, pero los resultados son muy distintos. Las influencias culturales en la costa viene de los ingleses, los esclavos de Africa, y los indignos. Por esto, hay un gran mezcla de identidades. Pero la identidad en la costa no es fácil entender, especialmente desde la perspectiva de un estadounidense. La identidad en Nicaragua es muy UNica en la costa caribe.
Hablamos con una mujer que se llama Alexia Brockman. Ella es la directoraen La Casa de la Cultura en La Laguna Perlas. Ella nos informó que la gente de la costa sólo puede identificarse con una identidad. Por ejemplo, alguien puede tener un padre que es mestizo y una madre que es criolla. La chica crece con una identidad que sus padres le enseñan, pero cuando ella tiene más años, puede decidir su propia identidad. Yo pregunté si alguien puede tener una identidad que es una mezcla entre varias identidades y ella dijo esto no es posible—sólo puede tener una identidad con un grupo. “Pues,” yo dije, “alguien no se puede identificar como un individuo? Por ejemplo, Shar no puede identificarse como Shar, quien tiene una mezcla de identidades de sus padres?” Otra vez, ella me dijo “no.”
Esto me desafió mucho. Yo estaba pensando en una manera de la perspectiva de los Estados Unidos. En mi país, el individualismo está muy bien considerado. Desde la niñez se nos anima a trabajar, pensar, y vivir para nosotros mismos. Eventualmente, nos animan a pensar en nuestra propia identidad. Podemos escoger a vivir como un individuo, afuera de sólo un grupo. No queremos creer que no somos únicos. Pero en la costa, hay un gran tradición de comunidad. La comunidad se defendió sobre el individuo. Viene de una cultura de compartimiento y familias muy cercanas. También, la influencia de capitalismo en los Estados Unidos ha impactado esta perspectiva de individualismo. En la costa, no hay un impacto tan grande de capitalismo todavía.
Desde esta experiencia, yo aprendí que es bien importante a darme cuenta de mis prejuicios. Es necesario saber sobre mis realidades en los Estados Unidos y abra mi mente para aprender lo que yo puedo durante mi tiempo aquí. Es claro que todavía ignoro mucho de esta cultura muy rica, muy Nica.

Lo que aprendí en la costa caribe de Nicaragua, escrito por Sharline Dominguez

Hace unas tres semanas escribí un blog sobre mi experiencia en Nicaragua, pero hoy escribo con una mentalidad completamente diferente. Acabo de regresar de la costa caribe de Nicaragua y aunque sólo pasé unos cinco días entre Bluefields y Laguna de Perlas, aprendí un montón de cosas. Primeramente, como Araceli me dijo antes de que yo me fuera, la costa es literalmente otro mundo. A diferencia de Managua, la costa no es una ciudad y viven diferentes grupos étnicos, tales como los misquitos, los garífunas, los Mayagnas (Sumos), los Rama, los creoles que hablan inglés y mestizos del Pacifico que hablan el español. Un crisol de culturas existe y es muy evidente. También me di cuenta del hecho de que aunque estos grupos étnicos son muy diferentes, están unidos porque son nicaragüenses caribeños. Sin embargo, a través de las charlas que nos dieron en Bluefields y Laguna de Perlas, aprendí que estos grupos todavía se diferencian. Por ejemplo, Wesley Williams, quien nos guió la mayor parte del tiempo en Laguna de Perlas, nos dijo que hablan diferentes idiomas, practican diferentes días feriados y tienen diferentes niveles de involucramiento político en el país. Además, la formación de una identidad cultural en la costa atlántica no se puede relacionar fácilmente con la del pacifico porque cada parte tiene su propia historia. Los costeños siempre han luchado por la autonomía de poder tomar sus propias decisiones políticas, económicas y sociales. Han luchado por ser reconocidos como una población legítima y capaz del país, pero no ha sido fácil. Aunque están organizados a nivel nacional, regional, municipal y comunal, todavía se enfrentan a problemas sociales y ambientales, tales como el abuso del alcohol, la violencia, el trafico de drogas, altas tasas de enfermedades de transmisión sexual y la explotación de recursos naturales por extranjeros.

La cultura juvenil en la costa fue una temática que me llamó mucho la atención. Cuando tuvimos una charla con Danilo Chang en el Centro de Derechos Humanos, Ciudadanos y Autonómicos (CEDECHA) en Bluefields, nosotros aprendimos sobre el trabajo comunitario que la organización está haciendo. Por ejemplo, usan el muralismo como herramienta para desarrollar el conocimiento social, político y hasta económico. A través de los murales, CEDECHA involucra a la población juvenil para ayudarlos a reconocer sus derechos a un nombre y una nacionalidad. CEDECHA fortalece el proceso de autonomía en la región, movilizando a los jóvenes para que puedan vocalizar sus derechos como ciudadanos. Danilo nos explicó que últimamente, es un proceso de “concientización,” una frase que yo he también aprendido en mis estudios de movimientos sociales a través de la historia estadounidense. Hasta habló sobre la “cota de negritud” y cómo esta idea discriminatoria se proyecta en el Pacifico (y tal vez en el Atlántico también) hacia los costeños. Después de esta charla, pasé bastante tiempo pensando en la formación de identidad entre los jóvenes nicaragüenses y en mis conversaciones con ellos que han contribuido en mi conocimiento de la historia de Nicaragua. Concluyo diciendo que la historia de un país no sólo se entiende en los libros universitarios, sino también en la vida cotidiana y las historias personales que los nicaragüenses comparten conmigo. Deberíamos analizar los momentos que no parecen significativos en nuestras vidas para poder entender los grandes problemas de nuestra sociedad.

La mayor parte de mi vida me he criado en la ciudad de Nueva York en comunidades de clase obrera y he experimentado la discriminación, violencia y lo que significa trabajar duro para ayudar a mi familia. Debido a esta base, me he relacionado con movimientos comunitarios, sociales y políticos que tratan de combatir problemas sociales. Estoy muy emocionada por la posibilidad de trabajar con CEDECHA para mi proyecto final sobre el arte comunal y posiblemente crear un mural con jóvenes universitarios en Bluefields. Hasta este punto, no pensaba que iba a encontrar una organización a nivel comunitario que trabajara acerca de esta temática. Cada día, aprendo algo nuevo sobre la influencia del arte en Nicaragua y me encanta que no haya una definición rígida. Solentiname, otra parte del país donde se produce mucha artesanía y pinturas, también me ofreció otra perspectiva interesante de la historia artística nicaragüense. Por esta razón, pienso volver a este lugar tan mágico y espiritual en algún punto de mi vida. ¡Yo nunca había visto tantos cuerpos de agua y diferentes variedades de aves en mi vida! Le agradezco a Dios por la oportunidad que me dio de disfrutar de la belleza natural de la costa y de Solentiname la semana pasada. Nicaragua sigue teniendo un lugar absolutamente especial en mi corazón.

Hay Muchas Managuas por Emily Rapport

Managua es una ciudad sin centro. El terremoto de 1972 lo destruyó, y todavía hoy no hay una imagen icónica que represente  Managua. Pero pienso que la falta de imagen singular representa la verdad: hay muchas Managuas, y cada comentario puedo hacer para generalizar sobre Managua, puedo contradecirlo con un ejemplo igualmente verdadero.

Muchas personas dirían que Managua es una ciudad pobre. Muchas personas no tienen trabajo, y la devastación de los terremotos del pasado todavía es evidente en propiedades rotas y subdesarrolladas. Aunque hay muchas personas en Metrocentro, Anita nos dijo que la mayoría de las personas no compran nada. A la vez, hay lugares en Managua donde puedes ver la riqueza extrema. Hay barrios en la ciudad con casas más grandes, y al centro comercial se llama Galerías, hay muchos restaurantes y tiendas caras donde parece que las personas gastan mucho. Pienso que estos dos lados de Managua no interactúan mucho. Es un tipo de segregación socioeconómica que es común a través del mundo. Las Managua del pobre y de los ricos casi son como ciudades diferentes, pero los dos existen simultáneamente.

Similarmente, hay lados diferentes de la cultura en Managua. Para muchas personas, la cultura de Managua es muy conservativa. Muchas personas están muy comprometidas en sus iglesias, y hay muchas mujeres que cubren sus piernas mucho y llevan ropa muy modesta. A la vez, hay otros ejemplos que demuestran la existencia de una cultura muy liberal aquí. Asistimos a una obra de teatro que se llama “Las hijas de maíz,” una obra de escenas cómicas sobre ser lesbiana en Nicaragua. En una escena especialmente cómica, una mujer vestida como el Dios que vino del cielo y habló sobre como la gente malinterpreta  la Biblia. Pienso que muchas personas de la cultura más conservativa en Managua no creerían que esta obra estuviera escrita y representada en su ciudad.

Tal vez la generalización más común sobre Managua es que la ciudad es muy peligrosa. Antes de que  yo llegara, muchas personas en los Estados Unidos me dijeron que tuviera cuidado, y un amigo trató de convencerme que la ciudad era demasiado peligrosa. Es verdad que necesito tener cuidado en algunos partes de la ciudad, y tuve una experiencia temerosa en el bus cuando había una lucha entre dos hombres muy cerca de mí. Pero a la vez, me siento muy segura en mi colonia, Máximo Jerez, y los avisos de cuidado son útiles en cada ciudad. He aprendido que por cada cosa que alguien me dice sobre Managua, puedo responder con un contraejemplo, y no puedo generalizar sobre esta ciudad compleja y diversa. Cuando las personas del hogar me pregunten cómo es Managua?, voy a decirles que es una ciudad sin centro y sin una cultura singular y centralizada.

Aprendiendo de Nicaragua, y Aprendiendo de Mi Mísma por Lindsey Perret

Nicaragua me está enseñando mucho sobre Nicaragua, pero también mucho sobre mí misma. Estoy aprendiendo que está bien ser vulnerable y es bueno tomar tiempo para mí misma.

Cuando llegamos a Laguna de Perlas, nosotros habíamos pasado dos días y muchas horas de viaje. Tomó seis horas de Managua a El Rama. Desde El Rama a Bluefields, hicimos un paseo en barco por varias horas. Al día siguiente, viajamos a Bluff en barco y luego tomamos otras varias horas en barco a Laguna de Perlas. En Laguna de Perlas, recibí piropos. Cabe mencionar que yo estaba agotada y muy fuera de mi zona de confort – Estaba empezando a sentirme ansiosa.

He aprendido a preguntarme a mí misma en estas situaciones lo que me podría hacerme sentir mejor. Me gustaría estar en una habitación en Laguna de Perlas con dos de las otras chicas de mi programa sin aire acondicionado. Vivir sin aire acondicionado en Nicaragua es estándar, pero era una opción comprar el aire acondicionado en el hostal donde estábamos. Yo sabía que tenía tiempo para mí al final de cada día en una habitación donde no me sentía sudorosa, podía dormir bien y daba lo mejor de mí misma durante los días en que tenía que aprender y participar plenamente.

María Teresa fue muy amable al cambiar de habitación conmigo, dándome un pequeño respiro de estar con el grupo constantemente y del calor. Esto cambió radicalmente mi experiencia en Laguna de Perlas. A sabiendas de que al final de cada día iba a tener tiempo para tomar una larga ducha y relajarme con un libro en el aire acondicionado, no tenía miedo de sentirme sucia y sudorosa.

Después del largo día de estar con mi familia anfitriona, mojarme en la lluvia, comer cangrejos fangosos y nadar a lo largo de la playa para coger los cangrejos, yo era capaz de dormir tranquila sabiendo que había tomado la decisión correcta.

Muchas veces, durante los estudios en el extranjero, los estudiantes sienten mucha presión de ocupar cada segundo de cada día aprovechando su tiempo en el país. En Nicaragua, estoy aprendiendo a no ser dura conmigo misma para hacer lo que tengo que hacer para mantenerme sana, y si eso significa tomar un tiempo a solas y pasar un poco extra en el aire acondicionado por unas pocas noches, entonces creo que eso está más que sólo bien.

Nicaragua: Una Experiencia UNica: La Iglesia de Nicaragua* por Cullen Dolson

No hay otra palabra por la Iglesia del Nicaragua—UNica. En los Estados Unidos, cada domingo es una práctica en tradición y formalidad. Es necesario que vos tengás un respeto que no permite nada que sea anormal. Por falta de una mejor palabra, es calma… o aveces aburrido. Mi experiencia en la iglesia en Nicaragua me ha mostrado una Iglesia que refleja la cultura del pueblo.

Primero, la participación de los jóvenes era increíble. No había ningún sentido de tabú. Por ejemplo, había muchos chiquitos en nuestra iglesia. Al comienzo del culto se recibieron instrumentos de percusión para tocar durante el culto. Participaba mucho en el culto, tocando, cantando, y alabando con la congregación. Era un gran ruido durante todo de culto. Además, los chicos corrían dentro y afuera de la iglesia. Cuando la hora venía para todos los chicos de asistir a sus clases, corrieron con alegría a sus aulas. Después de las clases, vinieron al culto y presentaron lo que aprendieron. Fueron una parte vital del culto. Su energía fue una parte vital. En los Estados Unidos, esta energía frecuentemente es silenciada. Aquí en Nicaragua, es necesario.

La Eucaristía es un gran ejemplo de la diferencia entre mi experiencia en los Estados Unidos y Nicaragua. En los Estados Unidos, un sacerdote lee la misma lectura cada semana y hace los mismos movimientos. Ahora, estoy seguro que yo puedo realizar la Eucaristía. Pero aquí, dos mujeres fueron invitadas para ofrecer unas oraciones sobre el pan y el vino. Sus oraciones fueron únicas y especiales. Era evidente que sus oraciones venían de un lugar de emoción y pasión. Después, el pastor leyó la lectura sobre la Eucaristía, pero la participación de estas mujeres era lo que establecía esta celebración diferente. Fue inclusivo. Me sentía que yo era parte de la misma, mi participación era importante para esta comunidad.

Es evidente que la gente de Nicaragua está en control de su propia fe. Es cierto que solo he visto un tipo de iglesia en Nicaragua pero pienso que La Iglesia aquí es diferente. Es una Iglesia llena de energía que es muy común de la gente nicaragüense. Es una Iglesia inclusiva que fomenta la participación de todos/as. Creo que esto es un tema muy común en Nicaragua—energía e inclusión. Estoy emocionado para encontrar otro ejemplos en mi vida diaria de este tema.

*La Iglesia con letra mayúscula refiere al instituto de religión en un sentido más grande, no de uno iglesia en particular.

Contemplación sobre el turismo y los impactos que puede tener en Nicaragua Jonah Rampini

Durante mi tiempo en Nicaragua he tenido muchas experiencias nuevas que me han impactado profundamente. La comida, los periódicos, la participación política de los jóvenes, y el nuevo idioma me renden un extranjero. Estoy viviendo en Nicaragua como estudiante pero también me siento como un turista.
Y le dijo que no es fácil porque me siento que mi interés y mi oportunidad de viajar crean una distancia con mucho de los nicaragüenses con quien hablo. Pero esto también está alimentando mi interés para descubrir el impacto que el turismo está teniendo en Nicaragua. La actividad turística permite a los países una fuente significante de empleo y desarrollo económico, casi siempre disfrutando de los recursos naturales o culturales para entretener a los visitantes. La empresa turística está en crecimiento a nivel global y por supuesto es parte de la agenda del desarrollo económico Nicaragüense y como afirma la presidente de la Cámara Nacional de Turismo de Nicaragua (Canatur) Sylvia Ramírez de Levy en un artículo en La Prensa que “el futuro de Nicaragua definitivamente es el turismo” (La Prensa). Aunque si esta frase no encapsula el verdadero futuro de Nicaragua nos ayuda a comprender el peso que el turismo tiene en la agenda nacional. El turismo entonces es una industria importante para el desarrollo económico que pero tiene dos caras y con éstas se pueden identificar a los beneficiadores y a los que pierden durante el proceso.
El turismo impacta a una gran parte de la población Nicaragüense porque cambia las relaciones de la población local con los recursos naturales, la cultura y la economía.
El medioambiente resulta ser afectado por el uso de espacio físico para las infraestructuras, la sustitución del uso tradicional a los deseados para la satisfacción del turista, aumento de necesidades energéticas y materiales y la creación de nuevos residuos. Aunque hay métodos para desarrollar la industria besándola en la conservación del medioambiente para sostener las actividades futuras.
El impacto económico del turismo es difícil de formular porque tiene muchas variables y factores que pueden diferenciarse. El empleo que se crea siempre se hace como calidad positiva, pero es un empleo precario, temporal, que no mantiene un salario constante en la población. Los problemas negativos casi siempre son causados por una mala gestión que garantiza a la población local el poder de decidir el modelo de desarrollo turístico. Para realmente beneficiar al pueblo nicaragüense estos deben ser los protagonistas con capacidad de decisión y control de los recursos naturales. Esta diversificación de la economía realiza el desarrollo en partes marginadas y pobres que si correctamente gestionado puede ayudar a establecer un equilibrio económico disminuyendo la migración del campo a la ciudad creando sacos de pobreza.
El turismo ha creado una interacción cultural a nivel global. Estas interacciones pueden servir para cambiar la actitud del foráneo, creando una posibilidad de cambiar valores y costumbres. Los impactes culturales tienen una forma infinita, pero su capacidad de analizar y cambiar estereotipos culturales y de facilitar cambios en valores sociales son lo más acreditados. Agregando un poco más, el turismo tiene la capacidad de estimular el interés de los residentes por su patrimonio histórico y cultural promoviendo una cultura de rehabilitación de espacios públicos. Como cuando visite a León fuimos al museo de mitos y leyendas que promovió la cultura nicaragüense y restauro y el mantenimiento del espacio público.
También un fenómeno que se ha documentado en Nicaragua es el cambio en las relaciones de género que el turismo ha podido desarrollar. En algunas ocasiones el turismo ha permitido oportunidades a la mujer de romper su expectativa tradicional y cambiar las relaciones entre hombres y mujeres como en la cooperativa Finca de Magdalena en Ometepe donde las mujeres están involucradas en las actividades turísticas y entonces en las decisiones tomadas dentro de la organización.
El turismo en Nicaragua afecta a la población en múltiple niveles y con profundidad que va a ser un buen tema de investigación. Pero, por ahora, es mi opinión que si el turismo es gestado en manera correcta va a ser un gran logro para el pueblo Nicaragüense.
Además atreves del estudio sobre el impacto turístico espero de escoger un espacio adonde puedo relacionarme con el pueblo nicaragüense sin sentir que mi oportunidad de viajar está creando una diferencia que es difícil de superar.
Referencias
http://fundacionluciernaga.org/files/2bfd14bab6efd39f6f7738a71e1d06d3541.pdf
http://www.laprensa.com.ni/2012/04/18/activos/98315–futuro-nicaragua-turismo

De Houston, Texas a Managua, Nicaragua por Eduardo Belalcazar

El transporte en Managua, Nicaragua no es nada comparado con el transporte en Houston, Texas. En Houston cada familia tiene un coche para ir de un lugar a otro. En Managua y el barrio donde vivo la mayoría de las familias no tienen un coche. Las familias dependen en gran medida de los autobuses y los taxis o andan a pie. He caminado todos los días 30 minutos para llegar y regresar de la Universidad Centroamericana. A la comunidad no le importa caminar de un lugar a otro, además es un buen ejercicio.

A mí me encanta caminar de un lugar a otro porque me mantiene saludable. Sin embargo, es muy caliente y soleado constantemente. También es muy húmedo en Managua, lo que hace que se sienta más caliente. Aunque yo soy de Texas y el calor y la humedad son casi lo mismo o peor, cada lugar tiene aire acondicionado. Nunca he sentido el impacto del calor como lo he experimentado en Managua. Me gusta caminar con un propósito de un lugar a otro, pero el calor es a veces insoportable.

Tomar el autobús es otra historia completamente diferente. No sólo esta extremadamente caliente afuera, pero el autobús está lleno. Apenas cabe la gente, pero el bus se sigue llenando. No me gusta viajar en el autobús, pero es más rápido que caminar. De hecho mis compañeros y yo tuvimos que viajar en el autobús de camino a la playa la semana pasada por una hora y media. Fue una de las experiencias más extrañas para todos. Nos tuvimos que quedar parados todo el tiempo porque no había lugar para sentarnos, y no teníamos idea cuándo el próximo autobús iba a llegar. Los primeros 30 minutos habían vendedores subiendo y bajándose del autobús vendiendo agua, chuchería y artículos de aseo. Sin embargo, es una parte de lo que es normal en esta sociedad y una nueva experiencia.

Viajar en el taxi es probablemente la forma más fácil y más valiosa de transporte. Sin embargo, no hay ninguna calle que tenga nomenclatura. En verdad todo el mundo dice simplemente cerca de este edificio o esa estatua. Como se puede imaginar que para mí es una cosa muy difícil de acostumbrarme. Constantemente necesito ayuda explicándole a un taxi donde estoy tratando de ir. Pero lo bueno es que aquí los taxis conocen muy bien la zona.

Creo que la confianza en el transporte público es una parte de la cultura. Nicaragua es una nación que aún está en desarrollo y se está recuperando de una revolución. La cultura valora mucho el medio ambiente. Esta conciencia proviene de sus raíces indígenas y de vivir de la tierra. Aunque estoy muy acostumbrado a tener un coche, aprecio el fuerte enfoque en el transporte público. Esto ayuda a proporcionar una mejor calidad al aire y una población más saludable.