Nicaragua me está enseñando mucho sobre Nicaragua, pero también mucho sobre mí misma. Estoy aprendiendo que está bien ser vulnerable y es bueno tomar tiempo para mí misma.

Cuando llegamos a Laguna de Perlas, nosotros habíamos pasado dos días y muchas horas de viaje. Tomó seis horas de Managua a El Rama. Desde El Rama a Bluefields, hicimos un paseo en barco por varias horas. Al día siguiente, viajamos a Bluff en barco y luego tomamos otras varias horas en barco a Laguna de Perlas. En Laguna de Perlas, recibí piropos. Cabe mencionar que yo estaba agotada y muy fuera de mi zona de confort – Estaba empezando a sentirme ansiosa.

He aprendido a preguntarme a mí misma en estas situaciones lo que me podría hacerme sentir mejor. Me gustaría estar en una habitación en Laguna de Perlas con dos de las otras chicas de mi programa sin aire acondicionado. Vivir sin aire acondicionado en Nicaragua es estándar, pero era una opción comprar el aire acondicionado en el hostal donde estábamos. Yo sabía que tenía tiempo para mí al final de cada día en una habitación donde no me sentía sudorosa, podía dormir bien y daba lo mejor de mí misma durante los días en que tenía que aprender y participar plenamente.

María Teresa fue muy amable al cambiar de habitación conmigo, dándome un pequeño respiro de estar con el grupo constantemente y del calor. Esto cambió radicalmente mi experiencia en Laguna de Perlas. A sabiendas de que al final de cada día iba a tener tiempo para tomar una larga ducha y relajarme con un libro en el aire acondicionado, no tenía miedo de sentirme sucia y sudorosa.

Después del largo día de estar con mi familia anfitriona, mojarme en la lluvia, comer cangrejos fangosos y nadar a lo largo de la playa para coger los cangrejos, yo era capaz de dormir tranquila sabiendo que había tomado la decisión correcta.

Muchas veces, durante los estudios en el extranjero, los estudiantes sienten mucha presión de ocupar cada segundo de cada día aprovechando su tiempo en el país. En Nicaragua, estoy aprendiendo a no ser dura conmigo misma para hacer lo que tengo que hacer para mantenerme sana, y si eso significa tomar un tiempo a solas y pasar un poco extra en el aire acondicionado por unas pocas noches, entonces creo que eso está más que sólo bien.