Etiquetas

Cuando estuve escribiendo mi blog para la Universidad (aquí: http://blogs.wofford.edu/presidential_scholar/2014/09/07/bienvenidos-a-nicaragua/), tuve un poco de dificultad al expresar la relación compleja entre los Estados Unidos y Nicaragua. Muchos estadounidenses, especialmente de mi generación, no saben nada de la revolución en Nicaragua y la contribución de los Estados Unidos en la represión de la misma. Para mi blog quería escribir sobre la culpa que siento como una ciudadana de los estados unidos sin enojar alguien de mis amigos o a mi familia en Facebook. Pero muchas personas en mi vida tienen la idea de los EEUU no pueden cometer errores. Yo sé que los estados unidos tiene la culpa con el apoyo hacía la guardia nacional en Nicaragua y con la muerte de muchas personas que lucharon en la revolución por sus libertades. Todavía, es difícil para tener sensibilidad cultural cuando estás hablando sobre cosas que incriminan a malas cosas en los EEUU, un país con mucho orgullo.

Este deseo de empezar una conversación sin ofender a alguien me hizo pensar en la sensibilidad cultural. Un ejemplo fácil es cuando alguien está en un país diferente y esta persona tiene una familia anfitriona, y la familia hace comida que a esta persona no le gusta. Hay tres opciones obvias: 1. “Gracias por la comida, pero no me gusta mucho este tipo. A mí me gusta pasta!” 2. “No me gustó.” 3. No dice nada, y sigue comiendo comida que no le gusta por tres meses o más. Claro, no quiere ofender a su familia, pero también no quiere comer la comida que no le gusta por tres meses. Para mí, la primera opción es la mejor, porque la persona está agradeciendo a su familia y diciendo que prefiere algo diferente. Esto es un compromiso.

Otro ejemplo: Su hermanito en su familia anfitriona está llorando. El papá dice, “Sé un hombre! No llores.” Si quiere empezar una conversación sobre las normas de género, no es bueno hacerlo en el momento. Después, quizás puede hacerlo. Es importante compartir aprendizajes de su cultura mientras se sumerge en otra cultura. Los aprendizajes intercultural pueden ser increíbles.

La clave para la publicación que estaba escribiendo fue iniciada en una conversación. No era una publicación molesta contra los estados unidos, sólo implica que admiro a una guerrillera de la revolución Sandinista (una cosa un poco controversial). Estoy segura que alguien va a preguntarme sobre mis opiniones, y después de pensar en qué sentido una persona puede ser sensible culturalmente, me siento preparada para esta conversación.